Muchas calles de Madrid han inspirado a grandes músicos para componer canciones de una genialidad supina. Ya sea el recorrido mental que hacía el maestro Sabina en su Caballo De Cartón por las diferentes paradas de metro que acababan conduciendo (a su manera, en su particular epopeya urbana), hasta la oficina de su amada… Hay cabida, también para la nostalgia en las calles de Madrid, de la mano de los hermanos Urquijo en la legendaria formación de Los Secretos por su decadente La Calle Del Olvido hacia un pozo de profunda tristeza y dolorosa nostalgia.

Sin embargo, quizás buscando un punto medio, Figueroa 13, con los pies en el suelo, describe una vivencia personal muy alejada de la visión decadente de los hijos de la movida madrileña pero con un punto nostálgico, razonable en quienes cumplimos un pequeño sueño.

Como un pagano que conjura sus rituales rodeado de sus iguales en el particular templo a Morgana, que durante años ha consolidado, un rincón indispensable para cualquier cantautor que se precie, románticos, poetas, ingenuos soñadores, tristes náufragos de la noche, jóvenes promesas, personas profundas (que a veces, más que un amigo, necesitan un buzo) y grupúsculos de melómanos en busca de su dosis diaria de melofluas melodías (tamaño epíteto)… Sí, señoras y señores, hablo de Libertad 8, que inspiró gran cantidad de versos de esta canción que se presenta hoy ante todos ustedes como un destape íntimo de una experiencia personal, un cisma vital, un antes y un después y una meta realizada, con su correspondiente punto y seguirá.

Nada de esto hubiese sido posible sin el particular mecenas, cantautor, artista polifacético, escritor y amigo Joel Reyes, que además de acortar el camino Tarragona-Madrid, se tomó la molestia de filmar las tomas que se pueden observar en el vídeo (que podéis ver y escuchar más abajo). Las hermosas y certeras fotografías aportadas por Ana Trillo (de la cual me quedo con la del mercado de Vallehermoso en Kitchen 154), la foto inicial y final de Daniel Lopez que han acabado conjugando esta composición audiovisual que tan bien expresa lo sentido, cocinado todo por el gran amigo Paco Cano.

Andoni Diaz Puerta

Categorías: Uncategorized